Reflexiones sobre el turismo de bisturí - Petitami
408
post-template-default,single,single-post,postid-408,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-16.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Reflexiones sobre el turismo de bisturí

Desde hace unos años hay una cierta expectación sobre las ofertas de viajes, con visita turística y operación de estética incluida, tanto desde España a algunos países sudamericanos como a la inversa, de países (generalmente de la Unión Europea o África) hacia nuestro país.

En el fondo, el motivo es un ahorro importante en el precio final, debido a la diferencia de nivel económico entre los diferentes países. A mi no me extraña; sólo es una consecuencia más de la banalización de la cirugía estética que los sectores mas comerciales de esta actividad hace años que llevan a la práctica, a fin de que la sociedad acabe pensando que una operación de estética no es más compleja o peligrosa que una permanente o una sesión de rayos UVA y que la puede practicar cualquiera y en cualquier lugar.

Eso no es cierto ni siquiera en las técnicas menos agresivas (hablo de las infiltraciones para las arrugas, los peelings, el tan de moda Bótox, los tratamientos con láser, etc.). Día a día aumenta el porcentaje de pacientes con complicaciones, como son los desplazamientos de la sustancia inyectada, o su endurecimiento, o su infección, o la aparición de eczemas por alergia, los cambios de color de la piel o las manchas. Ni son tan inocuos, ni todo el mundo los sabe manipular.

Pero donde el peligro aumenta hasta niveles intolerables es en las operaciones quirúrgicas, las que necesitan bisturí, hacen herida y precisan anestesia. Estas operaciones no son únicamente el acto de cortar y coser; necesitan un tiempo y unas curas postoperatorias y unas condiciones de asepsia imposibles de mantener correctamente cuando no hay una buena preparación previa, o el postoperatorio se pasa sentado en un avión en un largo viaje de ocho o diez horas.

Así se encuentran después en los servicios de urgencia de los hospitales, en las clínicas y los ambulatorios personas con la herida del vientre o del pecho abierta, infectada y con un aspecto deplorable.

Y por encima de todo, la reflexión más importante: ¿En cuánto dinero valoro mi vida y mi salud? ¿Compensa el ahorro la falta de garantías y el riesgo?

Si todos estamos de acuerdo en que la salud es el bien más preciado, no seamos tan inconscientes de jugárnosla en una apuesta en la que lo desconocemos todo menos el precio. Es como pagar un viaje sin saber a qué país, en qué transportes, a qué hoteles y en qué condiciones te llevarán, y si te devolverán a casa. Puede salir bien una vez entre un millón.

  • Anteriormente hemos recalcado la importancia de ejercitarse de forma regular, por más mínimo que sea pero hacerlo sobre una base diaria....

  • Unos abdominales fuertes son esenciales tanto para tener una buena postura como para evitar problemas con la parte baja de la espalda y la zona lumbar. Los abdominales son también el centro de la belleza física. Cualquier persona con un estómago fino consigue un buen cuerpo....



Zamonier | Seo Consultant